miércoles, 17 de febrero de 2010

Presencia de a dos

Caminemos, olvidemos los conjuros.

No hagamos caso a los murmullos.


El cielo se abre


Y nos sostiene con hilvanes de plata.


Juntos olvidamos espejos rotos.


Entre los dos acariciemos mundos lejanos


ellos nos devolverán el paso esbelto,


la razón con locuras compartidas,


las manos envueltas en celofán,


prontas a estrenar caricias inventadas.


Iremos sobre hojas secas, respirando vida y olvidando infortunios.


Caminemos y pensemos que las luchas


libradas cada día nos traerán una oración que clama y

la calma que nos mantiene impávidos en medio de tanta ansiedad.

6 comentarios:

  1. ...muy bien escrito!. Y la fotografía, esos cielos muy buenos, lástima de esos cables que la rompen un poquito.(ahora con algún programa de fotografía, en un momento desaparecen).
    Un saludo desde esta vieja Europa.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rosana: Gracias por tu visita y por tu comentario.
    Precioso tu canto a vivir la vida en compañia, compartiendo alegrias, penas y oraciones.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Roxana,

    Admiro tu expresion y me encanto lo de

    "respirando vida y olvidando infortunios"

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Hola Roxana. Tus poemas denotan una gran sensibilidad y tus comentarios también.La foto me gusta, así, con cables y elementos urbanos. ´
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta cuando existe el ánimo de luchar por lo que queremos,
    por lo que deseamos, por lo que queremos ser...

    Gracias Roxana,

    Abrazos.

    Lamorise.

    ResponderEliminar

visitantes